El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) es uno de los principales tributos que afrontan los autónomos no societarios. Las asesorías de empresa en Benasque te pueden asesorar para que pagues en tiempo y forma la cantidad que te corresponde.

El primer paso es calcular cuánto te corresponde pagar en función de tu nivel de ingresos. Hay que recordar que el IRPF es un tributo progresivo y eso se supone que, cuanto mayor sea tu base imponible, más tendrás que pagar. Es importante señalar, además, que los tipos de gravamen pueden cambiar en función de las Comunidades Autónomas porque estas tienen competencias en la materia.

La segunda cuestión radica en la posibilidad de realizar retenciones a cuenta, que algunos autónomos realizan con las empresas para las que trabajan. Las sociedades mercantiles también tienen que presentar las liquidaciones. Las asesorías de empresa en Benasque pueden indicar cuál es la retención que se tiene que realizar y, según la profesión del autónomo, se tendrá que hacer constar.

El tercer aspecto importante radica en la frecuencia de la liquidación de tributos. Los pagos a cuenta del IRPF se realizan con una periodicidad trimestral por anticipado y cuando toque realizar la presentación de la Declaración de la Renta se comprobará el balance.

Finalmente, has de saber que la campaña del IRPF para liquidar el impuesto empieza el 2 de abril y finaliza el 1 de julio. En el caso de que te salga a devolver, la Agencia Tributaria dispone de 6 meses para abonar el dinero en tu cuenta corriente. Si pasa el plazo máximo, la Administración tiene que pagarte los intereses.

Las asesorías especializadas como Centro de Gestión te indicarán todas las tareas a realizar y te ayudarán a gestionar la contabilidad de tu negocio y el pago de los tributos.